Tipos de gladiador

Tipos de gladiador

 

Origos

Las diferentes circunstancias que acercaban a estos luchadores a la arena, las diferentes armas y equipo que utilizaban y las técnicas que empleaban llevaron inevitablemente a establecer distintos tipos de gladiador bien diferenciados entre sí.

El espectáculo gladiatorio no era sólo una demostración de destreza y sangre. Tenía también un profundo carácter simbólico de la superioridad del pueblo romano sobre el resto. En época de guerra era común llevar a la arena a los enemigos derrotados. Estos prisioneros convertidos en gladiadores que combatían a la manera de su pueblo, con sus armas y equipación características, se englobaban bajo la denominación origo. Así, las luchas que empleaban a estos gladiadores servían, más claramente que ningún otro tipo de combate, como demostración del poderío militar de Roma y como humillación al pueblo conquistado. Si algún origo se volvía lo suficientemente popular y si el pueblo sometido al que representaba había sido integrado ya en la maquinaria social romana, era común que se establecieran como armaturas. Tal fue el caso de los gallus (galos) y los samnes (samnitas).

 

Armaturas

Las armaturas, desligadas ya de cualquier origo, son tipos de gladiador caracterizados por una equipación y un armamento distintivos.

Estas armaturas solían clasificarse en pesadas o ligeras según el peso que el gladiador debía soportar.

 

Las armaturas pesadas contaban con una fuerte equipación defensiva: grandes escudos, protección en brazos y piernas…

Esto los convertía en poderosos adversarios difíciles de derrotar, pero el precio a pagar por tal defensa era caro. Su movilidad era reducida y el elevado peso hacía que estos gladiadores se cansaran rápidamente. La lucha debía ser corta, pues el tiempo corría en su contra. Entre las armaturas pesadas más populares se encuentran el myrmillo, el secutor, el provocator y el hoplomacus.

 

Las armaturas ligeras eran justo lo opuesto: escasa armadura y gran movilidad. Su punto fuerte era la velocidad y la agilidad y su estrategia consistía en mantenerse lejos de su rival con armas de largo alcance y prolongar el combate buscando el agotamiento del rival para rematarlo. Entre este grupo, el más conocido es el retiarius.

 

Existían también armaturas menos comunes y reservadas para situaciones especiales, como el eques, el essedarius o el sagittarius entre otros.

 

Las aficiones

Las características de los gladiadores no sólo servían para diferenciarlos entre sí, sino que los propios espectadores las utilizaban para identificarse. De esta manera, aquellos que preferían a los gladiadores que empleaban escudos grandes (scutum), es decir, el myrmillo, el secutor y el provocator, se llamaban a sí mismos scutarii, mientras que los que preferían a los que empleaban un escudo pequeño (parmula), como el thraex y el hoplomachus, se denominaban parmularii.

Era muy común enfrentar a un gladiador scutarii contra uno parmularii, pues la rivalidad entre ambos se extendía a ambas aficiones y las emociones de los espectadores y las apuestas se disparaban.

 

©2016 TortuGames. Todos los derechos reservados.